Copaiba y las nuevas posibilidades de aprovecharla de manera justa y racional

Copaifera paupera o simplemente copaiba, en nuestra amazonía. Un árbol de medicina que bien vale cuidar de su extracción destructiva. Hace un tiempo se conocieron y masificó la información sobre sus propiedades curativas. Antibiótico natural, antiinflamatorio, antibacteriano, antimicótico; tanti para uso externo e interno.

Para los que apreciamos en verdad y a consciencia el valor de estas medicinas, su uso y difusión no debe quedar únicamente en satisfacer una necesidad o solucionar un problema de salud. En primer lugar tenemos que lidiar con las causas, más que con los efectos de nuestras debilidades, algo que, si bien no es fácil, tampoco es imposible.

Imagen

Imagen

Lo segundo que deberíamos hacer, es acceder a productos elaborados en el marco de una verdadera responsabilidad social y ambiental; bajo un enfoque menos comercial y de desarrollo de capacidades en la población amazónica. Bajo esa óptica de “comercio justo” en el que todos los que participan de la cadena productiva reciben lo que realmente merecen por su trabajo y contribución, y otros aspectos valorables como la promoción de reforestación de copaiba y extracción no destructiva, están los productos de TAKIWASI. ONG amazónica peruana que promueve investigación y aprovechamiento sostenible y respetuoso de nuestra medicina, y el acercamiento al concepto de curación desde una mirada muy integral y amplia.

Aceite de copaiba: milenaria medicina amazónica

Aceite de copaiba: milenaria medicina amazónica

Su oleorresina es usada tradicionalmente como cicatrizante de heridas y para tratar afecciones de la piel como la micosis, queloides,eczema, psoriasis, herpes labial y micosis de uñas. Los estudios científicos han demostrado efectos antivirales, antibacterianos, antifúngicos y antiinflamatorios, que justifican su uso tradicional.
Para uso interno se indica con excelentes resultados para tratar úlceras estomacales e intestinales, las afecciones de las vías respiratorias, y como un excelente complemento en tratamientos de Cáncer y VIH – SIDA, por su poder inmunoestimulante científicamente comprobado.

Programa de Reforestación de Copaiba en amazonía peruana

Imagena Copaiba es un árbol de la selva amazónica muy conocido por sus propiedades medicinales. Una resina que se acumula en las cavidades de su tronco es y ha sido tradicionalmente usada como una potente medicina por los pueblos amazónicos. Es principalmente conocida por sus propiedades cicatrizantes y para tratar para las úlceras gástricas y cutáneas, así como diferentes tipos de lesiones como psoriasis, hemorroides, herpes, micosis y sarna. Estudios científicos realizados en la última década señalan que la resina de copaiba tiene propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y analgésicas, respaldando el uso tradicionalmente dado a esta resina en la Amazonía .

 La madera de Copaiba es también muy aprovechada debido a su calidad y facilidad para ser trabajada en la construcción de pisos y revestimientos y para vigas, columnas y muebles. Estas propiedades de la resina y la madera de la Copaiba explican porqué se trata de una especie que ha sido sobre explotada y actualmente amenazada de extinción, según el Instituto Nacional de Investigación Agraria del Perú.
Imagen

El bajo nivel de regeneración natural de la Copaiba en los bosques, exige que se tomen medidas para garantizar la supervivencia de esta valiosa especie en los ecosistemas de la amazonia peruana.
El Centro Takiwasi, una organización innovadora en cuanto al enfoque de aprovechamiento de la medicina natural y conocimientos ancestrales relacionados a la misma, ha desarrollado un emprendimiento; a través de su Laboratorio de Productos Naturales, ejecutando entre 2004 y 2008 dos proyectos financiados por el ministerio de agricultura del Perú para la propagación y aprovechamiento sostenible de plantas medicinales en general y de la Copaiba en particular.
Imagen
Experiencias para la extracción no destructiva del Aceite de Copaiba
Actualmente, en el marco del proyecto financiado por la cooperación internacional alemana (GIZ) y suiza (SECO) en el Perú, estamos abordando una nueva fase para el cuidado y rescate de la Copaiba que incluye la propagación en viveros, la instalación de plantones en sistemas agroforestales y la identificación de territorios donde crece esta especie para promover su aprovechamiento sostenible.Imagen
PROYECTO PLANTAS MEDICINALES. TAKIWASI

Medicina natural para tu cuerpo

229973_10150901580056993_905711947_n

¿El interés del mercado y el interés empresarial está antes que nuestra salud?Obviamente la respuesta es NO…por eso la respuesta muchas veces es “volver”…sin dejar de mirar hacia adelante, sin dejar de pensar en lo que estamos construyendo como futuro pero tampoco olvidándonos del presente que es donde vivimos. Cuando decimos VOLVER, nos referimos a indagar en nuestras raíces, en aquellos conocimientos producto del relacionamiento de nuestros ancestros con el planeta y el universo desde miles de años antes de que existiera la sociedad o la ciencia como las conocemos ahora…y ahí está la medicina natural, como fuente de bienestar y conocimientos, pero también como fuente de entendimiento de nuestra misión y lugar en el universo. Esta es la fuente que debemos cuidar y conservar, promoviendo el bio comercio justo, la conservación de los bosques, el diálogo cultural, la medicina complementaria y el respeto por los saberes ancestrales

VACUNAS CONTAMINADAS: un caso de genocidio y bioterrorismo que pone en evidencia los intereses de las farmacéuticas

Jane Burgermeister, es una periodista de salud austriaco-irlandesa, que descubrió que la farmacéutica Baxter International había enviado, a principios de 2009, material para vacunas contaminado con virus aviar vivo, sin atenuar, a 18 laboratorios de varios países europeos. En el laboratorio checo BioTest detectaron esta contaminación. Este descubrimiento le llevó a comenzar una investigación en la que consiguió numerosas evidencias y pruebas para denunciar ante los tribunales a numerosas agencias e instituciones como la OMS, ONU, la farmacéutica Baxter Internacional, gobierno americano y gobiernos europeos, banqueros, etc; por intento de genocidio y bioterrorismo a través de la vacunación de la gripe porcina. Burgermeister fue despedida de su trabajo sin que se le dieran motivos y se embarcó entonces en una campaña de divulgación sobre todo este asunto. Comenzó también a recibir todo tipo de descalificaciones, se le acusó de no haber presentado realmente ningún cargo, se le intentó desprestigiar de muchas maneras e incluso se llegó a decir que ni siquiera existía. En esta entrevista, también nos previene sobre los peligros de las vacunas de la gripe A o H1N1.

Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes

“Hace treinta años Henry Gadsden, director entonces de la compañía farmacéutica Merck, hizo unos comentarios sorprendentes y en cierto modo candorosos a la revista Fortune. Dijo que su sueño era producir medicamentos para las personas sanas y así vender a todo el mundo. Aquel sueño se ha convertido en el motor de una imparable maquinaria comercial manejada por las industrias más rentables del planeta”. Así comienza la presentación en contraportada del libro Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes de Ray Moynihan y Alan Cassels, obra que permite entender cómo las estrategias de marketing y relaciones públicas de la poderosa industria farmacéutica -con la complicidad de muchos médicos y, por qué no decirlo, la ingenuidad de los pacientes- intentan convertirnos a todos en “enfermos” -de cualquier cosa- para lograr un consumo compulsivo y crónico de medicamentos.

Si usted se considera una persona relativamente sana a la que comienzan a zumbarle los oídos con todo tipo de comentarios y recomendaciones porque su tensión empieza a ser un poco alta, le ha subido el nivel de colesterol o ha tenido últimamente bajones en su estado de ánimo que enseguida alguien ha calificado de “depresión”… o bien alguien le ha dicho que a su edad y siendo mujer debe prevenir una posible osteoporosis y hasta medicarse esa falta de impulso sexual que últimamente parece preocuparle le vamos a hacer una recomendación para abordar esos problemas y algunos más como el Síndrome de Colon Irritable, el Trastorno por Déficit de Atención, el Trastorno de Ansiedad Social o el Trastorno Distrófico Premenstrual: cómprese el libro Medicamentos que nos enferman e industrias farmacéuticas que nos convierten en pacientes (Editorial Terapias Verdes), busque un lugar tranquilo y siéntese a leerlo. Le aseguramos que cuando lo termine su percepción de la enfermedad y la salud habrá cambiado al igual que su visión del sistema sanitario.
En el libro, Ray Moynihan y Alan Cassels repasan con estilo ágil y directo las estrategias y complicidades que han permitido a lo largo de los últimos años la aparición de síndromes y trastornos que no hacen sino condenar a una medicación permanente -de la que se suelen ocultar sus efectos secundarios más importantes- a cientos de millones de personas en todo el mundo. No se trata de poner en tela de juicio que hay personas que, debido a síntomas especialmente graves necesitan ser atendidos con estos fármacos, sino que, hay que entender que, el fabricar medicinas sólo para ellos no sería en absoluto rentable.

De ahí que, necesitan convertirnos a todos en enfermos para que el negocio se rentable.

Imagen

El poder curativo de las plantas en la búsqueda de bienestar

El poder curativo de las plantas en la búsqueda de bienestar

En nuestras sociedades modernas, se ha aceptado las implicancias del término “bienestar” y “salud” mucho más allá del aspecto físico. Sin embargo, la búsqueda de este equilibrio perdido a lo largo de la vida nos lleva actualmente únicamente a combatir los efectos perceptibles a nivel físico o fisiológico, más que las verdaderas causas de nuestros problemas de salud. En la medicina natural, desde los inicios de la historia de la humanidad, se integran elementos y procesos terapéuticos que nos impulsan a volver nuestra mirada hacia las causas de nuestros malestares. Al ser las personas unidades biopsicoespirituales éstas causas estarán obligatoriamente relacionadas a nuestras vivencias, decisiones, actitudes, emociones; y la forma en la que nos relacionamos con el universo. La medicina moderna con sus avances recién vuelve a adecuarse a esa necesidad. La medicina tradicional y natural siempre tuvo ese enfoque holístico. Y el poner ese conocimiento milenario a la mano de cada vez más personas en este mundo actual, es nuestro desafío